Pullmantur: Caso de la estafa en crucero Monarch

Estafa de Pullmantur en Crucero Monarch

El día 6 de marzo de 2019, los pasajeros del crucero Monarch de la compañía Pullmantur, se vieron sorprendidos por una noticia por megafonía a primera hora de la mañana, en la que se indicaba que no se podía realizar el atraque al puerto de Gran Caimán como estaba previsto, con la excusa de sufrir condiciones meteorológicas adversas según indicaban las autoridades portuarias, que impidieron dicho atraque. Sin embargo, sorprendidos los viajeros por tener en el mar una situación de calma, tanto de viento como de oleaje.
Debido a la queja permanente durante las primeras de la mañana, ya que no se daban más explicaciones ni información adicional, los viajeros pudieron ir comprobando, a través de familiares en puerto y diferentes fuentes en Internet, que todo era falso, ya que atracó otro crucero sin problema alguno, y las condiciones meteorológicas eran las habituales.
Desde Pullmantur se negaron, tras peticiones repetidas de los viajeros, a ofrecer algún documento oficial del puerto que demostrase la veracidad de la noticia de no poder atracar en puerto, por el bien del barco y los viajeros, y además no ofrecieron ninguna otra opción o contraprestación.
De manera que la única opción era de pasar dos días atrapados en un barco con una velocidad muy lenta, hasta llegar al puerto de Colón. Por si fuera poco, la ruta originaria ofrecida y vendida fue ruta por 5 países (Colombia, Costa Rica, Panamá, Jamaica y Caimán), y al final sólo fueron 3 de ellos, uno por la suspensión de Puerto Limón en Costa Rica, avisados un tiempo antes, y ahora con este incidente tampoco Gran Caimán. En resumen, desde la salida, sólo se visitaron 2 países nuevos, y no 4. Muchos de los viajeros contrataron dicho crucero especialmente para visitar Islas Caimán.
Se produjeron algunas protestas en el barco, como las mostradas a continuación, que expresan el sentimiento de rabia e impotencia de los viajeros:

La compañía no sólo no ofrece solución, sino que encima trata de engañar, con un comunicado por escrito a las 6 horas del problema, donde dejan de mencionar a las autoridades locales del puerto, al darse cuenta, con total seguridad, en las mentiras en las que estaban siendo implicados y descubiertas por los cruceristas.

Todas las referencias físicas y por la red, demostraban la gran mentira de Pullmantur (otros barcos atracando ese día, y un viento y oleaje más que suave):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *